Budapest, ciudad de contrastes

Budapest, ciudad de contrastes

Budapest no es solo la capital de Hungría, ni una ciudad formada por tres (Buda, Óbuda y Pest). Budapest es una gran ciudad con una impresionante historia contada por muchos narradores. Según quien te la cuente te explicará una versión u otra de la capital húngara. Hoy en día, tenemos la suerte de poder escucharlas todas de golpe y, así, conocer la vida de Budapest desde todos los puntos de vista.

Desde primer momento en que pisamos sus suelos hasta que la abandonamos tres días después, Budapest no dejó de sorprendernos. Por la impresión que nos causó durante nuestra escapada podemos definirla como un lugar de contrastes.

Sus monumentos más emblemáticos, impresionantes, impolutos y bellos, te transmiten su antigua herencia imperial que parece imposible que pueda convivir con su reciente periodo comunista, pero así lo hace. Su alianza con la Alemania nazi durante la I y II Guerra Mundial todavía pide perdón por los crímenes cometidos y la ciudad no tiene vergüenza de mostrarlo. Budapest es una ciudad con aires de pasado mezclado con la energía y ganas de futuro del sector más joven, es reivindicativa y de grandes inventos y mentes brillantes (¿sabías que el cubo de Rubik es húngaro? ¿y también la primera hoja de cálculo?).

Para que puedas disfrutar de esta ciudad tanto como lo hicimos nosotras, hemos preparado una mini guía con los lugares que creemos que no deberías perderte: 

7 cosas que debes ver y hacer en tu viaje a Budapest

1- Contemplar el Parlamento desde el Bastión de los Pescadores y pasear por sus porches.

Te recomendamos que madrugues mucho e intentes llegar lo antes posible. Este lugar es muy bonito y, además, al encontrarse en lo alto de una pequeña colina, ofrece unas vistas preciosas del lado de Pest. Lo de madrugar te lo decimos porque se llena de turistas que acaban quitando algo de magia a este lugar. En el Bastión de los Pescadores, además, se encuentra la iglesia donde se casó Sisi. Además de ser famosa por este acontecimiento, es un templo precioso.

2- Cruzar el Puente de las Cadenas andando.

Si lo observas detenidamente seguro que te recuerda a un famoso puente europeo. ¿Sabrías decirnos de cuál se trata?

3- El monumento de los zapatos en homenaje a los judíos asesinados por el nazismo.

Tan sencillo pero tan potente a la vez. Literalmente lo encontrarás a orillas del Danubio a pocos metros del Parlamento.

4- Disfrutar de una pinta de cerveza en alguno de sus Ruin Bars.

La mayoría se concentran en el barrio judío donde se encuentra la Gran Sinagoga. A nosotras el que más nos gustó fue el SZIMPLA KERT que, si no nos equivocamos, es “el Ruin Bars de los Ruin Bars” ya que fue el primero de todos. Al lado del Szimpla Kert hay un Street Food donde podrás degustar el fast food de Budapest por muy pocos florines.

5- Si viajas a Budapest tampoco puedes dejar de visitar alguno de sus balnearios y bañarte en sus famosas aguas termales.

Nosotras nos decidimos por el Balneario Széchenyi (es increíblemente bonito y muy grande). Optamos por entrar poco antes de que anocheciera para poder verlo de día y de noche. Fue una experiencia muy divertida y curiosa. Fuera del agua estábamos a unos 6 grados.

6- ¿Sabías que en Budapest está la segunda línea de metro más antigua del mundo? Se trata de la línea 1. Te recomendamos que realices al menos un trayecto en ella. Ya verás que no tiene nada que ver con el resto de líneas de metro.

7- Disfruta de la gastronomía húngara. Te recomendamos 100% los siguientes restaurantes y cafés:

Para desayunar, Fekete. Para acceder al local primero tienes que entrar en un edificio y atravesar su bonito patio interior.

Para comer, Tüköry Étterem (sin demasiados lujos y muy bien de precio, probarás los platos más típicos de Hungría). A nosotras nos encantó, la lástima fue que lo descubrimos el último día y no pudimos repetir más veces.

Para cenar, sin duda, Mazel Tov. Es un Ruin Bar muy bonito. El lugar es muy amplio, cálido y espectacular y la comida está… demasiado buena. Además, este local está ubicado en el barrio judío por lo que si luego te apetece salir a tomar algo no te resultará difícil encontrar buenas opciones.



Por cierto, algo que nos encantó de Budapest es lo bien comunicada que está. Si te alojas por el centro puedes moverte a pie fácilmente ya que las distancias a recorrer no son muy grandes. Si decides optar por transporte público, decirte que es muy barato y funciona muy bien además de tener un montón de opciones (bus, tranvía y metro) para desplazarte.

Si tienes pensado viajar a Budapest y quieres más información, puedes enviarnos un email a info@cremejewels.com y estaremos encantadas de ampliar información porque si hay algo que nos encanta es viajar y hablar sobre el tema :)

Posted on 26/11/2018 Home, BLOG 0 574

Leave a CommentLeave a Reply

You must be logged in to post a comment.

Archivo

Categorías

Últimos Comentarios

No hay comentarios

Buscar en Blog

Prev

No products

To be determined Shipping
0,00 € Total

Check out